El error

Photo by George Becker on Pexels.com

Errores hay de muchos tipos. Unos son accidentales, otros intencionales. Algunos los vemos llegar y otros llegan con anticipos. Al presentarse nos podemos poner emocionales. Tenerlos a veces nos molesta, y otras veces nos cuesta.

De errar nadie se salva. Erra el novato y erra el experto. Están en lo que parece claro y también en lo incierto. Para ser perfecto no basta estár muy despierto. En cualquier situación el error entra. Aún cuando no se busca se encuentra. Y nada de que se es desafortunado: el que los evade a frustrarse está condenado.

Los errores permiten la cautela: pues como en la oscuridad brilla una vela, el error puede ser la mejor escuela. Es como una academia sin profesor, en donde entre más te equivocas te vuelves mejor.

Así que de errar nada te detenga, pues en la vida es bella aunque no todo rime.